viernes, 9 de noviembre de 2012

Oportunidad para medir la eficacia




Por: Álvaro Álvarez Díaz
Foto: inder.cu

La frase: “velocidad en función de la ofensiva” se ha convertido en algo así como un estribillo chocante, al estilo de la más superficial interpretación musical. Todos los managers y entrenadores de los equipos que se preparan para intervenir en la inminente Serie Nacional de béisbol, que he visto y escuchado, han coincidido: “el equipo está listo para utilizar más la velocidad en función de la ofensiva”.

Entonces, analizas la nómina de esos elencos y surge de inmediato la interrogante; ¿con quién este hombre cuenta para hacer lo que acaba de decir? He llegado a la conclusión de lo banal que resulta el argumento, si es que se puede considerar un argumento.

Hasta ahora, no hay nada que impresione en las nóminas anunciadas para la temporada que comenzará el día 25 de este mes en el parque “José Ramón Cepero” de la provincia de Ciego de Ávila, actuales monarcas del béisbol en Cuba. Por cierto, se anunció un tope de los avileños ante la representación de Panamá que se alista para la eliminatoria del Tercer Clásico Mundial, sin embargo… agua.

De lo que sí están convencidos los directivos, atletas y aficionados en cada una de las provincias es que el “accidentado” calendario del certamen doméstico resulta en extremo exigente, no hay tiempo para ajustar detalles si acumulan deuda de la etapa preparatoria en algún elemento imprescindible, dígase: ofensiva, defensa y pitcheo.

Un vistazo a los rosters me provoca preocupaciones, como por ejemplo: la cantidad de brazos recuperados entre los lanzadores. Ahora resulta que los serpentineros cubanos solo utilizan la recta y la curva, no dominan envíos en rompimiento, una limitación que puede ser perjudicial en su incursión en el Tercer Clásico Mundial. ¡Vaya descubrimiento!.

¿A quién le creo? Sí, porque todos los entrenadores de pitcheo han disertado a la prensa cuando se le pregunta: ¿Qué tipos de lanzamientos utiliza fulano de tal? Y ahí mismo prepárese: “él tira slider, sinker, cambio y tenedor”… ¡Ñoo, tremendo pitcher! dirá usted, pero nada más lejos de la realidad. Aquí le agrego lo que me dijo un día, un amigo que jugó pelota de manigua pero, muy estudioso del tema: “a los lanzadores cubanos lo que hay que ejercitarle es el cerebro”.

Ahora el grupo de 29 jugadores cubanos con posibilidades de integrar el equipo criollo al Tercer Clásico Mundial, señalado para el mes de marzo del próximo año, está en Taipei de China para enfrentar allí a su similar anfitrión que se alista para asistir a la eliminatoria del certamen universal. Además está previsto se midan dos veces a un joven elenco japonés que insertará también a varios experimentados.

Es un buen momento para el análisis objetivo del desempeño integral de la selección cubana, la efectividad de sus lanzadores, la eficiencia de sus bateadores y la seguridad a la defensa. Así como la certera estrategia del colectivo técnico. No se trata solo de velocidad en función de la ofensiva, se trata de anotar carreras que es lo más importante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario